En el mes de junio de ese mismo año, se convocaron las elecciones a presidente de la UNDEF. La Asamblea General Extraordinaria se celebró en el mes de junio en el castillo de Santa Bárbara de Alicante, y se presentaron tres candidatos: el presidente en funciones Antonio Torreblanca, el petrelense Francisco Carrillos y el colivenc Rafael Sanjuán. Este último se retiró en el último momento y, de los dos candidatos restantes, resultó ganador Antonio Torreblanca para un mandato de cuatro años. El otro candidato, Francisco Carrillos, aglutinó los votos de la oposición. La intensa campaña electoral realizada por el presidente en funciones fue decisiva para su triunfo electoral.

            En el mes de noviembre del año anterior, se había celebrado en Orihuela el II Simposio de la Religión en la Fiesta, organizado por la UNDEF y por la Asociación de esa población alicantina. La ponencia la realizó el obispo de Orihuela-Alicante Vitorio Oliver, se presentaron numerosas comunicaciones y se terminó con la representación de la Conversión del Moro al Cristianismo de Villena en la Iglesia del Colegio de Santo Domingo, en otra de cuyas dependencias se había realizado la sesión académica. A principios del año 2000 la UNDEF editó las actas de los dos Simposios sobre la religión en la fiesta, celebrados en Caravaca y Orihuela.
            En la Asamblea General celebrada en Monforte del Cid en marzo del 2000, se presentó el acuerdo al que había llegado la UNDEF con la Subdelegación del Gobierno de Alicante referente a la problemática existente sobre el uso de los arcabuces y de la pólvora, con la participación del Subdelegado del Gobierno, Luis Garrido. En la misma Asamblea, se aprobó la celebración del III Congreso de la Fiesta de Moros y Cristianos, en Murcia, en mayo de 2002. Lo había solicitado la asociación festera de la capital del Segura, y se había empezado a organizar en 1999. La organización del congreso corrió a cargo del vocal histórico de la UNDEF, Juan José Capel, que fue nombrado presidente del congreso. En el verano de ese mismo año, en una reunión de la Junta de Gobierno en Ibi, expuso la estructura del congreso, que se dividiría en tres secciones (Las Formas, El Fondo y El Significado) y quiénes serían los ponentes de cada una de ellas (Francisco Santonja Gisbert, Demetrio Brisset y Adrián Espí Valdés, respectivamente). El congreso se celebraría el último fin de semana de mayo del 2002, desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana. Las tres ponencias se expondrían, seguidas, en la sala principal del Auditorio de Murcia, y las comunicaciones, simultáneamente en tres salas distintas del mismo auditorio. Por la tarde, habría una debate o coloquio entre todos los congresistas. El congreso se cerraría con un Desfile de Hermandad en el que participarían todas las poblaciones de la UNDEF. La elección de los tres ponentes por parte del asesor histórico, que sería el presidente del congreso, fue polémica desde el principio. El comité organizador estaría formado, en principio, por los directivos de la UNDEF y por festeros de Murcia de su confianza.
Tras las elecciones y una renovación parcial de la junta directiva, varios proyectos se propuso llevar a cabo el reelegido presidente. Uno de ellos era la informatización de la UNDEF, que ya tenía una página web desde hacía dos años, y se propuso la distribución de ordenadores a todas las poblaciones de la UNDEF. Otro proyecto fue la mejora del boletín o revista, lo que le encargó a Primitivo Gil Saúco, sustituyendo a MyC Publicidad y al Vocal de Cultura José Fernando Domene, que la habían realizado hasta entonces. Pero el proyecto estrella fue, sin duda, la celebración del III Congreso en Murcia. La organización de este evento, que tenía un presupuesto de 64 millones de pesetas, finalmente corrió a cargo de los festeros de Murcia de su confianza casi exclusivamente. Un hecho luctuoso que marcó profundamente la organización y el posterior desarrollo del congreso fue la muerte del asesor histórico y presidente del mismo, Juan José Capel, en el otoño del 2001. Él era el auténtico organizador del evento, el alma y el guía del mismo. Fue sustituido por el vicepresidente y amigo Francisco Soto Gil, que nunca quiso tomar el cargo de presidente para honrar la memoria del presidente fallecido, y la coordinación académica le fue encargada al historiador murciano Ricardo Montes Bernárdez, que a partir de entonces dirigió la recepción de ponencias y comunicaciones, así como la coordinación del libro de las actas del congreso, que se les entregaría a los congresistas durante el desarrollo del mismo.
En el congreso se dejó notar la pérdida del que fue su presidente, Juan José Capel, y destacó la asistencia de público de casi todas la poblaciones de la UNDEF. El sábado por la mañana se expusieron las tres ponencias y, a continuación, simultáneamente y en salas diferentes, las comunicaciones. Por la tarde, se realizó el coloquio, que fue tenso e intenso, destacando el debate sobre el origen religioso de las fiestas de moros y cristianos. Ricardo Montes fue el moderador de las sesiones, tanto de la mañana como del coloquio de la tarde, aunque a mitad del mismo se vio obligado a abandonar la mesa por la polémica que se suscitó y los ataques hacia el coordinador del libro de las actas por parte de algunos congresistas. Al terminar la sesión vespertina, los congresistas se dirigieron a presenciar el Desfile de Hermandad, que se caracterizó por la ausencia de público en las calles por las que discurría, debido a que el Real Murcia jugaba un partido de liga trascendental y a que a la misma hora del desfile se retransmitía por TV el Festival de Eurovisión en el que participaba Rosa, la de Operación Triunfo, representando a España.
Mientras se organizaba el congreso, se produjeron una serie de incidentes relacionados con la organización de la Expofiesta que también es necesario reseñar. Como se ha dicho, la feria había sido organizada por la UNDEF desde su recuperación en el año 1994 hasta 1998, con bastante éxito de público y de expositores. En 1998, sin embargo, en pleno periodo de contratación de los stands, la Federación Alicantina de Comerciantes (F.A.C.P.Y.M.E.) subvencionó a los expositores de la feria Decompras con 20.000 pts. el stand, cuyo precio real era de 50.000, con lo que a los expositores de Decompras les resultaba significativamente más barato que a los de Expofiesta. Entonces, un grupo de expositores capitaneados por Patxi Ardaiz (miembro del ballet de Inma Cortés y alcoyano de adopción) culparon de ello a la U.N.D.E.F., aduciendo la comisión que recibía por la contratación de los stands, e intentaron boicotear la celebración de la Expofiesta 1998 desprestigiando a la U.N.D.E.F. como entidad organizadora, poniendo en contra de ésta al resto de los expositores y amenazando a los expositores alcoyanos con no trabajar para las fiestas de Alcoy si asistían a la Expofiesta.
            Con esta actitud, Patxi Ardaiz pretendía quitarle la organización de Expofiesta a la U.N.D.E.F. para que fueran los propios expositores los que la organizaran y ahorrarse así el tanto por ciento que cobraba la U.N.D.E.F. Una vez pasada la Expofiesta 1998, Patxi Ardaiz formó un comité de expositores en una reunión celebrada en Castalla el 14-12-1998, con una asistencia mínima de expositores, provocó que el nombramiento de Presidente recayera en él mismo y que, de los cuatro miembros que forman la Junta Directiva, dos de ellos fueran alcoyanos. En Abril de 1999, en la edición especial del periódico Ciudad de Alcoy, publicó un artículo titulado “Alcoy no es el número uno”, que fue muy polémico y creó mucho malestar incluso entre los mismos expositores. Ya al principio, empezaba afirmando que “por la intensa ilusión popular, la organización social estructurada, el orgullo institucional y el genial exceso de los artistas creadores festeros, no sólo Alcoy tiene las mejores fiestas de Moros y Cristianos, sino que no se atisba la proximidad del número dos; ni siquiera se sabe quién pueda serlo”. Pero es al final del artículo cuando declara de forma evidente sus verdaderas intenciones: “Creo que ha llegado el momento de que la ciudad, su ayuntamiento e instituciones festeras se impliquen en este empeño. Alcoy puede y necesita vender su sello de calidad, su certificado de garantía en productos festeros. Tenemos los mejores diseñadores, telas, trajes, metalistas, ballets, arcabuceros, artesanos del cuero, del metal, zapateros, confeccionistas, etc. ¿Por qué no aunar esfuerzos, homologar nuestros productos y servirlos con nuestra marca de origen?”. Para conseguirlo, pretendía utilizar la Expofiesta, tras habérsela arrebatado a la U.N.D.E.F., como muy bien indica en el último párrafo de su artículo: “En esta primera ocasión que EXPOFIESTA va a lanzarse con fuerza al mercado y varios alcoyanos van a dirigir este certamen nacional, único dedicado a las fiestas, me llenaría de orgullo que Alcoy, cuna y sede de las mejores fiestas de Moros y Cristianos, también fuera la primera en presencia y penetración comercial”.

            Ante el lógico descontento entre los expositores al enterarse del contenido de este artículo, se convocó una reunión en Villena a la que asistió él y se disculpó por el artículo. Sin embargo, tras mostrar su sorpresa por la reacción que había provocado (que dijo no entender), lo justificó diciendo que no era más que un “panfleto” para motivar a los comerciantes alcoyanos a participar en la Expofiesta 1999 y que todo lo que había dicho en él era mentira. Nadie se lo creyó y, hasta ese momento, había reiterado que escribió lo que sentía y no tenía que pedir disculpas a nadie[1]. Sin embargo, lo que dijo en el periódico fue lo que realmente intentaron hacer con la Expofiesta, inutilizarla en 1998 mediante el boicot de los expositores y apropiarse de ella para organizarla en su propio beneficio y en el de los comerciantes alcoyanos en 1999. Consiguieron controlar la organización de la Expofiesta ya que el presidente, el secretario y un vocal, o sea 3 de los 5 miembros de la Junta Directiva del comité de expositores, son alcoyanos y, por supuesto, miraron por sus propios intereses con el fin de conseguir una mayor cuota de mercado en el ámbito festero, que se traduciría en un mayor número de contratos, en detrimento de los expositores de las demás poblaciones. Pero, además, el Ballet Inma Cortés, al que él pertenecía, salía beneficiado al presidir él mismo el comité organizador y actuar en beneficio propio, como en su artículo dejó claro que tenía intención de hacer.

            Y en efecto, esto es justamente lo que ocurrió en la Expofiesta de 1999, que se celebró en IFA del 17 al 19 de diciembre y estuvo organizada por la asociación de expositores EMPFE, cuyo presidente era Patxi Ardaiz. En ella, a todos los expositores les sorprendió el notorio protagonismo del Ballet Inma Cortés, que siempre actuaba, precisamente, en las horas centrales del horario de Expofiesta. Pero, además, llamó la atención que, en lugar de promocionar debidamente la Expofiesta y a los demás expositores, que pertenecían a una asociación presidida por él como era EMFE, se dedicó a organizar una gran cantidad de actos paralelos ideados por él mismo[2].

            Simultáneamente a la Expofiesta, y en el Salón de Actos del mismo recinto de I.F.A., se celebró otro de los actos paralelos ideados por Patxi Ardaiz, las Jornadas de Antropología de las Fiestas. El moderador de dichas Jornadas fue el Profesor de Antropología y Vicerrector de la Universidad “Miguel Hernández” de Elche, Manuel Oliver Narbona, y los ponentes fueron Isidoro Moreno, Catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla, y Jesús Contreras, Catedrático de Antropología de la Universidad de Barcelona. Las Fiestas de Moros y Cristianos estuvieron representadas por las comunicaciones presentadas por dos miembros de la Directiva de la UNDEF, el Vocal de Cultura, José Fernando Domene Verdú, y por el Vocal Histórico, Juan José Capel Sánchez, asistiendo también el Vocal-asesor fiscal de la UNDEF, Francisco Soto Gil. El título de la comunicación de José Fernando Domene Verdú fue “Historia e identidad en el origen de las Fiestas de Moros y Cristianos” y, el de la comunicación de Juan José Capel Sánchez, “Las Fiestas de Moros y Cristianos y sus relaciones con las formas de poder político, religioso y social”. Ambas comunicaciones trataron de dos temas fundamentales en las Fiestas de Moros y Cristianos, como es su origen y su relación con la política. Sin embargo, un desafortunado incidente llevó a los representantes de la UNDEF a abandonar la sala. El libro de la Expofiesta 1999 lo publicó, como no, una empresa de Alcoy. Tras esta edición de la Expofiesta, la mayoría de los expositores no quisieron participar en la edición del años siguiente y, ante el reducido número de participantes, la edición del año 2000 se tuvo que suspender, aunque sí que se celebraron las Jornadas de Antropología de las Fiestas en su segunda edición, con una alta participación tanto de ponentes como de asistentes. En 2001, la UNDEF recuperó la organización de la Expofiesta y el año siguiente se celebró la 3ª edición de las Jornadas de Antropología de las Fiestas, dedicadas a la fiesta del Corpus, y ya con una escasa asistencia de público, por desgracia, lo que volvió a ocurrir el año siguiente, en el que se dedicaron a las fiestas de moros y cristianos de toda España[3]. El escaso poder de convocatoria llevó a  que no se volvieran a celebrar, perdiéndose así una manifestación cultural muy importante y que había tenido un alto nivel académico en las tres ediciones que se celebraron. A partir del 2004, los expositores de Villena se agruparon y empezaron a celebrar en Villena la Feria de Artesanía Festera, denominada después Artefiesta, que en el año 2007 se integró en la Expofiesta con un recinto diferenciado del resto de los stands.

Tras el congreso de Murcia, el siguiente proyecto que preparó la UNDEF fue la celebración del II Encuentro de Embajadas y Embajadores de las fiestas de moros y cristianos, que había solicitado la Federación Alicantina de Moros y Cristianos para celebrar en la capital de la provincia. Se estuvo preparando durante el año 2003 y, finalmente, se celebró con brillantez en el mes de noviembre de ese mismo año. Se celebró durante un fin de semana completo, de manera que el sábado tuvieron lugar las sesiones académicas, con la presentación de las ponencias a cargo de Rafael Azuar, director del MARQ, Adrián Espí, Miguel Ángel González, José Antonio Alcaraz y, ya por la tarde, Antonio Amorós, diputado provincial, portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Alicante, y autor y director teatral. Además, se representó un fragmento del texto antiguo de las embajadas de Onil, que es el más antiguo conocido en el área valenciana, y otro de El Lucero de Caudete, ambos del siglo XVIII. Las sesiones fueron coordinadas y moderadas por el Vocal de Cultura de la UNDEF, José Fernando Domene. El domingo, tuvieron lugar las representaciones de las fiestas de varias poblaciones de la UNDEF. En primer lugar, se representó la Conversión del Moro al Cristianismo de Villena en la Con-catedral de San Nicolás, tras la cual los congresistas se trasladaron al castillo de Santa Bárbara para presenciar la representación de varias embajadas, como las de Castalla, Almansa y Alicante, entre otras.
En este simposio se presentó el libro Los textos de embajadas de las fiestas de moros y cristianos, que incluía los textos de embajadas de todas las poblaciones integradas en la UNDEF, que habían sido recogidos y preparados por los coordinadores Fue editado por la UNDEF y coordinado por José Fernando Domene Verdú y Mª Mercedes Molina Berenguer, Vocal de Cultura y Secretaria de la UNDEF, respectivamente.
Ese mismo año, la UNDEF entró en contacto con la Universidad de Alicante, gracias a la mediación de Gabino Ponce, catedrático de esa universidad y festero de Sax. La UNDEF, con la colaboración económica y académica de la Sede Universitaria de Biar dirigida por José Luis Gascó, empezó a organizar el primer ciclo de conferencias sobre las fiestas de moros y cristianos. Coordinada por el Vocal de Cultura de la UNDEF, José Fernando Domene, se llevó a cabo durante el primer semestre del 2004, impartiéndose un total de doce conferencias en distintas poblaciones sobre distintos aspectos de nuestras fiestas. Fue una actividad nueva, que tuvo mucha aceptación en las distintas poblaciones festeras en las que se celebró.

Muy polémica resultó la firma del convenio con la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que subió de una manera desproporcionada las cuotas que debían pagar las poblaciones por la utilización de la música festera. A la UNDEF, le ofreció un convenio que en teoría era más ventajoso que el pago de las cuotas de forma individual, pero que aun así, era excesivamente caro y preveía unas subidas de las cuotas muy por encima del IPC para los siguientes cinco años. A cambio, ofrecía la devolución del 5% para las poblaciones y de otro 5% para la UNDEF en calidad de ser la entidad recaudadora. El convenio resultó polémico e impopular y su firma por la UNDEF dos meses antes de las elecciones influyó, posiblemente, en el resultado de las mismas.

 

 

 


[1]              Esto tiene su explicación. Alcoy no pertenece a la U.N.D.E.F. desde 1982, en que la abandonó de forma desairada. Pero, al mismo tiempo, las fiestas de Alcoy se han ido quedando anquilosadas en el pasado, presas de sus rígidas estructuras organizativas, mientras que las fiestas de todas las demás poblaciones, la mayoría pertenecientes a la U.N.D.E.F., han seguido evolucionando y ganando en lujo, en participación y en espectacularidad. Y ante la mayor demanda de productos festeros a consecuencia de la proliferación de escuadras especiales y boatos en las demás poblaciones, se ha creado una auténtica industria en algunas de ellas para abastecer al creciente mercado festero. Pero Alcoy se ha ido rezagando y quedando al margen, mirándose su propio ombligo y auto-excluyéndose del mercado festero a causa de su propio chauvinismo. Así, mientras que las fiestas de los demás pueblos han aumentado y generalizado las llamadas “escuadras especiales”, que cambian de traje cada año, las fiestas de Alcoy siguen manteniendo sólo 3 por cada bando y la única innovación está en los boatos, que también siguen todos los años el mismo esquema. Pero es que, hasta en esas escasas innovaciones de las fiestas alcoyanas, se están introduciendo los comerciantes de otras poblaciones, porque incluso en la “cuna y sede de las mejores fiestas de Moros y Cristianos”, como dice él, se está reconociendo la mayor calidad y profesionalidad de los artesanos festeros de otras poblaciones y se está acudiendo a ellos. Por esto, los artesanos festeros alcoyanos están perdiendo cuota de mercado incluso en su propia ciudad, y así lo reconoce el mismo Patxi Ardaiz: “Sólo una veintena de pequeñas empresas de nuestra ciudad se dedican a vender el ingenio, la creatividad, los productos que hacemos con una gran calidad alrededor de nuestras fiestas. No llegamos ni siquiera a un 10% de la facturación directa de los más de 2.500 millones de pesetas en toda Espa½a. Sin embargo poblaciones próximas a nosotros, con menos recursos, se están adue½ando del mercado. Tal vez estamos perdiendo también este tren”. En efecto, no le faltaba razón en el título de su artículo: “Alcoy no es el número uno”. Y este declive alcoyano, tanto festero como comercial, se reflejaba en la Expofiesta, donde los auténticos protagonistas eran los expositores de otras poblaciones pertenecientes a la U.N.D.E.F., que celebran unas fiestas más participativas y espectaculares que las alcoyanas y, al mismo tiempo, copan el mercado festero. Un ejemplo de ello es el colectivo de expositores de Villena, que siempre ha agrupado a todos los expositores de esa ciudad y es la auténtica atracción comercial de la Expofiesta.
                Esta situación disgusta a los festeros y a los dirigentes alcoyanos que, empeñados en el liderazgo de las fiestas de Alcoy, ven cómo éstas ya no son las mejores ni las primeras en todo. Y ven que la única solución para recuperar la hegemonía perdida no puede ser otra que introducirse en las instituciones festeras para manejarlas y utilizarlas en beneficio de Alcoy. O, si esto no es posible, inutilizarlas con el fin de que las demás poblaciones no puedan hacerle sombra a las fiestas de Alcoy.

 


[2]              Como fueron la Cena de Recepción en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante, en el que estuvo junto a las autoridades políticas de la provincia, la Gran Parada Festiva en el Paseo del Puerto el día 12 de diciembre, en la que actuó el Ballet Inma Cortés entre otros, o el Concierto de Música y Ballet, el 14 de diciembre en el Aula de Cultura de la C.A.M., en el que actuó en exclusiva, como no, el Ballet Inma Cortés junto a la Banda l’Avance de El Campello, dirigida por su amigo Joan Iborra. Es evidente que estos actos no tuvieron ninguna utilidad para la Expofiesta ni para los demás expositores, pero sí para el presidente de EMFE que los había ideado, Patxi Ardaiz, porque le sirvieron claramente para dos cosas, en primer lugar, para promocionar su propio negocio, que es el Ballet Inma Cortés, y en segundo, para figurar delante de las autoridades política, con las que se relacionó por ser el presidente de la asociación organizadora de la Expofiesta.


[3]              El sábado 13 de diciembre del 2003 se celebraron las V Jornadas de Antropología de las Fiestas en el recinto de IFA. El tema de este año fue el de “Las fiestas de moros y cristianos fuera de la Comunidad Valenciana” y han participado especialistas de otras comunidades autónomas en las que se celebran este tipo de fiestas. Tras la inauguración de las Jornadas por el Coordinador Dr. Manuel Oliver Narbona, fueron exponiendo sus trabajos los ponentes invitados y cada uno de ellos fue presentado por el Dr. Santiago Fernández Ardanaz, Profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Los asistentes a las Jornadas, pocos por cierto para a la calidad de las ponencias que se presentaron, tuvimos la oportunidad de conocer, a través de éstas, las fiestas de moros y cristianos de otras regiones españolas gracias a la explicación que de ellas hicieron los ponentes y a los vídeos y diapositivas que aportaron. Las fiestas de moros y cristianos de Castilla-León, que se celebran en muy pocas poblaciones por cierto, fueron expuestas por el Dr. José Luis Alonso Ponga, Catedrático de Antropología de la Universidad de Valladolid. Se trata de unas fiestas que se añadieron en la Edad Moderna a las antiguas danzas (danzas de espadas, paloteados, etc.) existentes en esa región, así como también en Aragón, Navarra y Euskadi. En la localidad oriental de Iruecha están presentes con más fuerza los elementos propios de la soldadesca. Las fiestas de moros y cristianos de Galicia, celebradas en la comarca orensana de Limia, fueron tratadas por D. Delfín Caseiro Nogueiras, Catedrático de Lengua y Literatura Gallegas. De ellas sorprendió la celebración del Ruedo de Banderas de forma idéntica a como se realiza en las comarcas alicantinas del Alto Vinalopó y la Foia de Castalla, el parecido de los textos de embajadas con los de nuestra zona y la importancia del fuego y de la pirotecnia. Para finalizar la sesión de las mañana, se explicaron las fiestas de moros y cristianos de Barlovento, en la isla canaria de La Palma, sorprendiendo igualmente la celebración de desfiles militares que recordaban la Entrada típica de nuestra zona y, sobre todo, el desembarco y batalla naval entre los dos bandos, realizada en tierra paradógicamente. Por la tarde, el Dr. Santiago Fernández Ardanaz expuso un trabajo en el que trató principalmente la iconografía del apóstol Santiago y las influencia que recibió de las culturas mediterráneas, de la iconografía del arcángel San Miguel y del caballo blanco en el que ascendió Mahoma a los cielos. A continuación, se proyectó un vídeo sobre las fiestas de moros y cristianos de Aragón y, principalmente, de Jaca, realizado por el Dr. Eugenio Monesma, en el que sorprendieron igualmente los parecidos con las de otras regiones españolas. Por ejemplo, los sobreros napoleónicos adornados con flores de los participantes son idénticos a los utilizados por los festeros de Carchelejo (Jaén). La última ponencia corrió a cargo del Dr. Demetrio E. Brisset, profesor de la Universidad de Málaga y máximo especialista en las fiestas de moros y cristianos de Andalucía. Fue una ponencia interesantísima, en la que explicó en origen de las fiestas de moros y cristianos en el condado de Aragón en el siglo XI como consecuencia de la cristianización emprendida por la reforma benedictina de los monjes de Cluny a partir del a o 910, lo que explicaría la celebración de un combate de moros y cristianos en la boda de Petronila y Ramón Berenguer IV en Lleida en el a o 1150. Las fiestas de moros y cristianos se extendieron por las posesiones de la Corona de Aragón en el Mediterráneo y por las regiones costeras frecuentadas por los marineros catalanes y valencianos. Por otra parte, a partir de las fiestas de Jaén, como las celebradas en 1463, se extenderían al antiguo Reino de Granada tras su conquista por los Reyes Católicos con el propósito de evangelizar a los moriscos que permanecieron en dicho Reino y, desde aquí, se extendieron a América por los conquistadores españoles o, mejor dicho, por los misioneros que fueron al Nuevo Mundo con el propósito igualmente de evangelizar a los indios. De ahí, las similitudes entre las fiestas americanas y las andaluzas en muchos aspectos e incluso en los textos, como ya demostró Milena Cáceres en el III Congreso de las fiestas de moros y cristianos celebrado en Murcia en el 2002. Fue una ponencia interesantísima, en la que su autor demostró el conocimiento profundo que tiene de las fiestas de moros y cristianos. La clausura de la Jornada la realizó D. Joaquín Santo Matas, Director del Instituto alicantino de cultura “Juan Gil-Albert”, que era la institución que patrocinaba las Jornadas. Hay que felicitar la brillantez de las mismas y su magnifica organización, y lamentar la escasez de público en unas Jornadas tan interesantes como estas para el conocimiento de las fiestas de moros y cristianos del resto de las regiones españolas.